Trastorno por Consumo de Sustancias

Los trastornos por consumo de sustancias son condiciones que entrañan una combinación de factores biológicos, sociales y ambientales que llevan a una persona a depender de una "sustancia" para experimentar bienestar o evitar el sufrimiento.

 

La gente a menudo piensa que una persona que sufre estos trastornos está usando una sustancia para "divertirse". Investigaciones recientes muestran que hay factores genéticos y biológicos que hacen que la persona que sufre esta condición busque compulsivamente el uso de la sustancia. Esta es una condición cerebral que puede llevarnos a perder el control sobre el uso de la sustancia.

 

Estos trastornos pueden hacer que las personas renuncien a sus relaciones con la familia y los amigos, perjudicar la vida laboral, conducir a un bajo rendimiento académico e incluso crear problemas legales.

 

El trastorno crónico de uso de sustancias puede tener un impacto negativo en el cerebro que lleva a la depresión, la ansiedad, la manía, la psicosis y otras condiciones psiquiátricas.

 

También es importante mencionar que ciertos medicamentos también pueden conducir al uso indebido de sustancias como benzodiacepinas, otros hipnóticos y analgésicos (opiáceos).

 

En el tratamiento de esta afección, es importante tener un enfoque interdisciplinario: terapia individual, participación de la familia, programa de 12 pasos, Psicofarmacología y estrategias de prevención de recaídas.