Trastorno Oposicional Desafiante (TOD)

Esta es una condición en la que el comportamiento del niño puede llegar a ser perjudicial para las actividades diarias en la vida social, escolar y hogareña. Los niños pueden tener un comportamiento desafiante a veces, sin embargo, los niños con TOD pueden tener un patrón de conducta y comportamiento donde aparecen enojados, irritables, desafiantes y hasta vengativos a veces. Incluso con una buena crianza, el comportamiento del TOD puede requerir la ayuda de un proveedor de psiquiatría y servicios de asesoramiento.

 

La causa del TOD no se conoce completamente. Se cree que es una combinación de factores como el funcionamiento anormal de los neurotransmisores, la genética y los factores ambientales.

 

El TOD puede coexistir con el Trastorno Déficit de atención e Hiperactividad (TDAH), los trastornos de aprendizaje, la depresión y los trastornos de ansiedad.

 

El TOD no se diagnostica mediante una prueba de laboratorio específica, sino que se diagnostica adquiriendo un historial de observación de los signos y síntomas del TOD. Este trastorno generalmente se nota por primera vez en los años preescolares o en los primeros años escolares y antes de que el niño llegue a la adolescencia.

 

Los síntomas pueden incluir: berrinches repetidos, discusiones constantes con las personas de autoridad, negarse a seguir instrucciones, "elegir" o tratar activamente de molestar a las personas, molestarse fácilmente por los demás, desplazar la culpa, estallidos de ira, estar resentido, usar "malas palabras", y ser intencionalmente malo o hiriente cuando está enojado.

 

Las intervenciones tempranas para el TOD son extremadamente importantes ya que la falta de tratamiento puede llevar al desarrollo de malas habilidades sociales, al rechazo de los compañeros y a un trastorno de conducta más grave (Trastorno de Conducta). Esto puede causar consecuencias de por vida que impactan en la edad adulta del paciente.