Image by Anthony Tran

Trastornos de Estado del Afecto en Niños y Adolescentes

En el tratamiento de estos desórdenes, el aspecto más desafiante es tener un diagnóstico preciso. Por ejemplo, un Trastorno del Espectro de la Depresión y un Trastorno Bipolar pueden manifestarse como un arrebato de ira y un comportamiento agresivo, pero los medicamentos elegidos para el tratamiento son muy diferentes en cuanto a su acción lo que condiciona a su vez un perfil distinto de los posibles efectos en el estado del afecto.

 

Algunas de estas condiciones también se pueden confundir con el Trastorno Déficit de Atención e Hiperactividad (TDAH), el Trastorno de Oposición Desafiante y los Trastornos de Ansiedad.

 

Hay componentes genéticos y ambientales que hacen más probable que los padres transmitan la probabilidad de tener un trastorno del estado de ánimo. Esta es una pista importante a la hora de establecer el diagnóstico.

 

El impacto que estas enfermedades tienen en el rendimiento académico y el funcionamiento social son preocupantes. También es importante considerar que el bajo rendimiento académico y las dificultades sociales en la escuela pueden a su vez conducir a un trastorno del estado de ánimo.

 

Algunos de los Trastornos del Estado de Ánimo más comunes encontrados en los niños incluyen:

  • Depresión Mayor

  • Distimia

  • Trastorno Bipolar

  • Trastorno del Estado del Afecto Inducido por Sustancias

 

Un diagnóstico erróneo del cuadro clínico puede llevar a tener un mal posicionamiento académico en la escuela. Esto puede causar retrasos innecesarios de las intervenciones conductuales y académicas que son más efectivas que el medicamento en sí.