Trastornos de Ansiedad

Estos desórdenes se basan en la exhibición de miedo a los desencadenantes conocidos y desconocidos.

 

El miedo es una emoción normal que nos ayuda a anticiparnos al peligro y a preservar nuestra integridad física y emocional. Es parte de un sistema para asegurar nuestra supervivencia en la naturaleza.

 

La ansiedad comienza a ser un problema cuando persiste sin un desencadenante identificable, a este punto, se convierte en un trastorno. Puede llegar a ser muy limitante, incapacitando e impactando nuestro funcionamiento social y ocupacional.

 

Algunos de los diagnósticos incluidos en esta categoría son: Fobia Específica, Trastorno de Ansiedad Social, Trastorno de Pánico, Trastorno de Ansiedad Generalizada y Trastorno de Ansiedad Inducido por Sustancias (drogas/medicación).

 

El sufrimiento a largo plazo de estos trastornos puede tener un impacto perjudicial en la biología del cerebro hasta el punto de convertirse en crónicos e incapacitantes. El diagnóstico y el tratamiento tempranos son de suma importancia por que con el pasar del tiempo el nivel de afectación se va haciendo mayor.